Bienestar Salud Noticia

Casarse con la persona equivocada; la falta de entendimiento es la clave

Casarse con la persona equivocada; la falta de entendimiento es la clave

Casarse con la persona equivocada; la falta de entendimiento es la clave

Dicen que todos nos casamos con la persona equivocada porque cuando nos casamos lo hacemos por las razones equivocadas o porque con el tiempo no sabemos apreciar las imperfecciones de la pareja escogida. Pero cuando ya se ha firmado un papel legal, divorciarse puede ser más problemático que beneficioso por lo que muchas personas se conforman en su matrimonio sin ser quizá, lo que realmente querría.

Cuando te casas, no puedes esperar la felicidad todos los días, la vida no es perfecta y no puedes pretender que así lo sea. Sin embargo, hay parejas que muestran una incompatibilidad tan arraigada, una rabia y una decepción tan intensas, que tenemos que concluir que hay algo más en juego más allá del rasguño normal: parecen haberse casado con la persona equivocada.

Cómo pueden ocurrir estos fallos en la época en la que vivimos, donde el conocimiento y la información es la norma… Y divorciarse es un error bastante costoso. Quizá con un poco de inteligencia en las relaciones esto no pasaría. A continuación vamos a exponer por qué las personas se pueden casar con las personas equivocadas, y es que la falta de entendimiento hacia uno mismo y  hacia los demás, es la clave.

No nos entendemos ni a nosotros mismos

Cuando buscamos pareja por primera vez nos centramos más en el deseo, en el aspecto físico y en las idealizaciones que en cómo es la persona en realidad. Realmente queremos encontrar a alguien que tenga unas características que nos resulten aceptables. No es que tales deseos estén equivocados, simplemente no son lo suficientemente precisos y  quizá a la larga esas altas o bajas exigencias no nos hagan lo felices que queremos ser.

Casarse con la persona equivocada; la falta de entendimiento es la clave

Las personas somos complicadas, y en muchas ocasiones desequilibrados e inmaduros. Por eso, cuando queremos estar en pareja intentamos controlar cómo nos enfadamos cuando estamos delante de los demás.

Pero esto es fundamental comprenderlo antes de tener de pareja a una persona. Es necesario que ponerse al día con sus neurosis individuales. Tienen que comprender de dónde provienen, qué les hacen hacer y, lo más importante, qué tipo de personas los provocan o los motivan.

La idea misma de que podríamos no ser demasiado difíciles ya que las personas deberían hacer sonar las alarmas en cualquier posible pareja. La pregunta es dónde estarán los problemas: quizás tengamos una tendencia latente a ponernos furiosos cuando alguien no está de acuerdo con nosotros, o solo podemos relajarnos cuando estamos trabajando, o somos un poco complicados con respecto a la intimidad después del sexo…

 

 

Ver fuente